Travesías hacia Territorio Loco

La APA se "disculpa", ¿y la toma de consciencia?

Actualizado: mar 31

La disculpa de la APA nos parece tardía, escasa, contradictoria y tal como anticipamos en nuestras RRSS, aquí explicamos por qué es inaceptable .

Antebrazo con un puño alzado en forma de protesta

Como consecuencia de las protestas masivas y otras acciones permanentes realizadas en el marco del movimiento Black Lives Matter en el territorio de los Estados Unidos de América,

la Asociación Americana de Psiquiatría (APA por sus siglas en inglés) publicó en su página una pretendida disculpa dirigida a las comunidades Afroamericanas e Indígenas, por su apoyo al racismo estructural en aquél país. Pronunciarse contra la opresión racial es relevante para alcanzar Justicia Social ; esto es, alcanzar el equilibrio entre los diferentes sectores de la sociedad. Ahora bien, para lograr dichos objetivos es necesario conservar y desarrollar los derechos fundamentales, sin barreras tales como el racismo.


La APA se disculpa por colaborar con el racismo estructural pues reconoce, que la psiquiatría ha contribuido mediante sus prácticas de etiquetado diagnóstico y de ‘tratamiento’ de comportamiento divergente o manifestaciones de sufrimiento psíquico a la situación de exclusión que viven las personas Afroamericanas e Indígenas etiquetadas.


Ahora bien, aunque acogemos con empatía y sororidad la esperanza que la disculpa de la APA pudiera generar entre las comunidades Afroamericanas, Indígenas y otros destinatarios, como organización regional nos hemos venido pronunciando sobre Justicia Social y consideramos que, sin respeto a derechos humanos y las libertades para todes ( incluidas nosotras, las personas Locas), no puede restaurarse la Justicia Social.


Bajo esa óptica, la disculpa de la APA es inaceptable porque no se acompaña de evidencia del cese de sus prácticas que descontextualizan el sufrimiento de todas las personas. Su desafortunado abordaje al sufrimiento humano desde un enfoque biomédico, mecanístico y reduccionista, hace que hoy día la psiquiatría siga siendo responsable de patologizar reacciones naturales e incluso saludables, a favor de un sistema que destruye y depreda el ecosistema del cual los seres humanos dependemos. En ese orden de ideas, también es responsable de los diversos discursos y dispositivos que invisibilizan traumas (de niñez, transgeneracionales, de guerra, de abusos, de violencia sistémica y estructural), dispositivos que han desmantelado y sustituido prácticas orgánicas y tradicionales de nuestras comunidades (que hoy si mucho, quedan reconocidas o cuestionadas como "prácticas alternativas"). No hablamos de un incidente aislado, en realidad afecta a millones de personas y por tanto, perpetúa todas y cada una de las exclusiones que intersectan con el racismo estructural que viven las poblaciones Afro e Indígenas; y es que los actuales actos médicos de la psiquiatría siguen siendo compatibles con el pensamiento y comportamiento de la supremacía blanca/occidental.


Todo ello, no sólo afecta a quienes residen hoy en los Estados Unidos. Prácticamente en todo el mundo, la psiquiatría es y ha sido una herramienta para ejercer la colonización de la consciencia, pensamiento y comportamiento con el fin de mantener la maquinaria del capitalismo operando de forma continua y de la forma más efectiva, sin el obstáculo de la condición humana, que se controla mediante la supresión de síntomas de malestar y control de comportamiento divergente, con drogas estimulantes, sedativas o depresoras, según sea el caso.


Nuestra región no es la excepción: todos los efectos dañinos de la psiquiatría nos han afectado e incluso hay prueba de que ésta estuvo al servicio de Dictaduras Militares. Incluso en países con democracia "versión Latinoamérica", es innegable la influencia de productos tales como el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM por sus siglas en inglés) en la práctica de psiquiatras y médicos generales en nuestros países; pero también impacta la toma de desiciones legislativas.


En efecto, prácticamente toda la región ha suscrito la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD) de la ONU, pero la legislación interna sigue sin armonizarse y es que, legisladores y promotores de "leyes de salud mental" guían sus decisiones a través de productos de la psiquiatría estadounidense, tales como el DSM. No hay un cambio de paradigma. El colonialismo sigue vigente; de ahí, que nuestra réplica sea legítima.


El impacto de las prácticas de la APA no es trivial si recordamos que provienen de un país en el que no tiene vigor la CDPD y que aterrizan en nuestros países donde la consulta seria y amplia a organizaciones dirigidas por personas de la diversidad psicosocial se sigue postergando.


Por eso, no extraña que la disculpa de la APA no tenga referencia a un plan verificable de transformación con calendario y objetivos dirigidos tanto a la práctica profesional, así como a la formación universitaria o investigación académica y/o industrial; esto es, una transformación que asegure el cumplimiento de los artículos 8, 12,13, 14, 15, 16, 17 18, 19 y 21 de la mencionada CDPD, que no son otras que las disposiciones referidas a dignidad, acceso a justicia, integridad física y psíquica, autonomía y libertades fundamentales, incluida la libertad de expresión.


Si nuestras vidas no le importan a la APA, si no hacen toma de conciencia sobre su indiferencia a DDHH entonces, su disculpa no restaura la Justicia Social.

Ante la inconsciencia de la APA sobre la violencia a los derechos humanos en contextos psiquiátricos, como representación regional de un colectivo históricamente discriminado, encontramos urgente que la Redesfera siga:


Como comunidad Loca, consideramos que, sin una lectura crítica a dicho texto, veremos venir en unos años, disculpas de la APA por su actual apoyo y ejecución de procedimientos de tortura, tales como lobotomías, esterilizaciones forzadas y electroshock. O bien, disculpas por servirse de la brutalidad policíaca para operar internamientos no voluntarios. Sin embargo, tardarán un poco más las reparaciones por todo el daño iatrogénico facilitado por no respetar el derecho al consentimiento informado de sus pacientes/usuarios/clientes, y más difícil pensar en el reconocimiento de los conflictos de interés generalizados en la Industria de la #SaludMental, promovidos no en menor parte por el #ComplejoIndustrialFarmacéutico.


No vamos a esperar más, a nombre de la comunidad Loca en Latinoamérica y desde el orgullo de ser quienes somos, exigimos abolir de raíz el modelo biomédico-psiquiátrico, diciendo a la APA y a sus seguidores:


Yes: Black Lives Matter and Mad Lives (our lives) Matter too!!!


Traducción al inglés



452 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo