Travesías hacia Territorio Loco

Madres Más Allá de la Etiqueta Psiquiátrica

Actualizado: 12 de nov de 2020

En una estrecha calle se ve una madre de espaldas empujando el coche de su bebé

Las madres que hemos sido psiquiatrizadas somos especiales, porque nos preocupamos el doble que las demás mujeres sobre la calidad del amor y la formación que le podamos dar a nuestros hijos e hijas. Somos conscientes sí, muy conscientes de que nuestro malestar subjetivo puede afectar a nuestros hijos e hijas, pero no siempre encontramos el apoyo, ni la escucha, ni las herramientas que nos sirvan para enfrentar esta tarea tan difícil.


Nosotras enfrentamos el cuestionamiento sobre nuestra idoneidad como madres desde el principio.


El prejuicio de peligrosidad cobra toda su virulencia sobre nosotras y justifica actos violentos tan graves como la esterilización forzada, la pérdida de la custodia sobre los hijos e hijas, así como actitudes constantes de desafío y desautorización hacia nosotras desde la familia y el sistema de salud; todo ello, a partir de un diagnóstico psiquiátrico. Misma razón que justifica la restricción a tratamientos de fertilidad hacia las mujeres que han sido diagnosticadas por la psiquiatría, al igual que la posibilidad de adoptar.


Se ha demostrado que las mujeres psiquiatrizadas que somos madres podemos hacer nuestra labor de manera amorosa si contamos con el apoyo apropiado de nuestras parejas y familiares, de servicios en la comunidad, conforme avanzamos en el camino del maternaje.


Los estados están obligados a proporcionar los medios necesarios para que las mujeres podamos ejercer la maternidad por decisión propia, proporcionando para esto educación sexual inclusiva y acceso informado a métodos de planificación, en una sociedad donde se garantice la educación, el empleo digno y servicios apropiados de cuidado infantil. También tienen el deber de desarrollar políticas públicas que permitan que la maternidad respetuosa de los derechos humanos se convierta en una realidad plena y accesible para todas las mujeres.


En estos días, recordamos desde nuestras propias vivencias a todas aquellas madres psiquiatrizadas que están encerradas física y químicamente, a las que han perdido los vínculos con sus hijes por la falta de preparación de nuestra sociedad para dar acogida apropiada a nuestras diversas experiencias de dolor.



120 vistas0 comentarios